Cuando tu bebé empieza a tomar alimentos sólidos, es posible que creas que ya no necesita leche materna. Sin embargo, la lactancia después de los seis meses os aporta numerosos beneficios a ambos.

¿La lactancia sigue siendo importante después de los seis meses? ¿Y durante cuánto tiempo debería continuar? Las respuestas pueden sorprenderte, ya que los beneficios adicionales para la salud y el desarrollo, que los alimentos sólidos y el resto de leches no pueden ofrecer, a menudo se pasan por alto.

¿Durante cuánto tiempo debería seguir dando el pecho?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dar el pecho durante dos años e incluso más tiempo, y esto se aplica a las familias de todo el mundo, no solo a las de los países en desarrollo.

«Es importante señalar que la OMS no establece una duración máxima para la lactancia», indica el Dr. Leon Mitoulas, director del Departamento de Investigación sobre Lactancia de Medela. «Desde un punto de vista antropológico, un periodo de lactancia de entre dos años y medio y siete años sería lo más indicado. Sin embargo, las normas culturales actuales conllevan, por lo general, un destete a una edad mucho menor».

Las recomendaciones de la OMS están respaldadas por una reciente corriente de investigación sobre los primeros 1000 días de vida de un niño, desde la concepción hasta que cumple dos años. El Dr. Mitoulas explica lo siguiente: «Los científicos han descubierto que una nutrición adecuada en esta época de la vida, junto con otros factores, tiene un impacto profundo en el crecimiento y la salud a largo plazo. Las evidencias demuestran de forma inequívoca que la lactancia es especialmente beneficiosa durante este periodo crucial de 1000 días.

La lactancia se puede considerar un alimento, una medicina y una señal, todo al mismo tiempo», añade. «Y este beneficio triple se mantiene más allá de los dos años».